Coliving y construcción adaptada a las nuevas formas de convivencia
Índice

El coliving parece que está en auge y por eso tenemos que tener en cuenta aspectos dentro de la construcción a la hora de adaptar espacios.

En este artículo hablaremos en general de lo que es el coliving, sus ventajas, inconvenientes y las adaptaciones a la hora de construir.

 

¿Qué es el coliving?


El coliving es una nueva tendencia que está causando mucho revuelo en el mundo de la vivienda.

En esencia, el coliving consiste en vivir con otras personas en el mismo edificio o complejo. Tendrás tu propio espacio privado pero a la vez compartirás zonas comunes como cocinas, baños, etc.

Esta forma de vida existe desde hace mucho tiempo, pero sólo recientemente se ha popularizado gracias a los avances tecnológicos (como los teléfonos inteligentes y las redes sociales) y a las necesidades que presentan las nuevas formas de vivir y trabajar.

Historia del coliving

Coliving no es sólo una tendencia. Es una forma de vida. La idea de que las personas pueden vivir juntas en una comunidad y compartir sus recursos no existe desde hace décadas sino siglos. 

Aunque el coliving se ha puesto de moda recientemente, sus raíces se remontan a mucho antes de lo que se cree. 

El primer ejemplo de coliving moderno se produjo con el auge de las comunidades de co-vivienda en Dinamarca durante la década de 1970, justo antes de que se popularizaran en Italia (1986), Alemania (1989) y Estados Unidos (1990).
Este tipo de vivienda también fue muy popular en Japón durante la Segunda Guerra Mundial, porque las familias ya no podían permitirse los gastos de la vivienda por sí solas debido a que las tasas de inflación subían más rápido que los salarios.

 

¿Qué es vivir en un coliving?


Como el nombre de este tipo de vivienda indica, es una nueva forma de vivir en comunidad.

Cuando vives en coliving, compartes un hogar con personas que comparten tus intereses y pasiones, personas que tienen estilos de vida e ideales similares a los tuyos.

Coliving es una alternativa a la vivienda tradicional o a la vida en apartamentos que te permite conectar con otras personas que pueden compartir tus objetivos y aspiraciones a un nivel más profundo que el de ser simples compañeros de piso o de edificio.

Te encontrarás viviendo junto a tus compañeros en un entorno inspirador que te da el espacio para trabajar en tus objetivos mientras ganas exposición a cosas nuevas y conoces a gente de diferentes sectores.

 

Ventajas e inconvenientes del coliving


Al igual que casi todo en la vida, el coliving presenta una serie de ventajas y desventajas que veremos a continuación.

Algunas de las ventajas son: 

  • Tienes más interacción social y creas una comunidad, lo que puede hacerte sentir más realizado como persona.
  • También ahorras dinero en el alquiler, ya que compartes los gastos con otras personas, lo que puede hacer que sea más barato que vivir solo. 

Sin embargo, el coliving también tiene algunas desventajas como: 

  • Hay menos privacidad y menos espacio por persona (lo que puede ser bueno o malo dependiendo de tu personalidad). 
  • Tienes que adaptarte a las costumbres de la comunidad o al menos a las comunes.

Pero si te gusta tener compañía todo el tiempo, entonces el coliving puede ser adecuado para ti.

 

¿Cómo adaptar edificios a una nueva forma de vivir en coliving?


La adaptación de un edificio a las necesidades de los residentes de coliving requiere la planificación de una serie de variables.

Reconvertir edificios existentes a este tipo de edificios tiene sus retos pero también los de nueva construcción los presentan.

Estas son algunas muy importantes que debemos tener en cuenta:

  • Designar espacios para actividades privadas, actividades sociales y tareas relacionadas con el trabajo.
  • Planificar espacios compartidos que puedan ser utilizados por varias personas en cualquier momento, en lugar de que las estancias se reserven sólo para funciones concretas.
  • Facilitar el acceso a las zonas comunes, como las cocinas y los baños. El espacio coliving ideal permitiría a los residentes moverse libremente entre su espacio personal y las zonas comunes sin tener que salir al exterior o atravesar otros edificios del complejo.
  • Crear oportunidades para la luz natural en las zonas públicas, de modo que estos lugares sean más acogedores que los sótanos oscuros o los pasillos lúgubres.
  • Crear espacios comunes que promuevan la igualdad entre individuos de la comunidad.

Para ello deberás pensar en cómo se comerá, se trabajará y cómo se relaciona la gente en el espacio. 

Por ejemplo, algunas comunidades de coliving tienen una gran mesa de cocina en la que los residentes pueden sentarse juntos para desayunar o cenar; otras han designado salas para los residentes que trabajan juntos en proyectos.

 

Las diferencias entre un espacio coliving y los complejos de viviendas tradicionales


Los espacios coliving no son lo mismo que los complejos de viviendas tradicionales. 

La diferencia radica en la finalidad de cada espacio.

Los espacios coliving están diseñados para facilitar las interacciones entre sus residentes, mientras que los complejos de viviendas tradicionales se preocupan más por proporcionar un espacio seguro y cómodo para las personas que tienen sus propias necesidades de privacidad.

Si quieres que tu experiencia coliving sea más parecida a la de tu casa, tendrás que entender y aceptar sus diferencias con respecto a lo que estás acostumbrado.

 

Todo es cuestión de comunidad


Entonces, ¿cómo hacer que funcione el coliving para nosotros?

  • En primer lugar, conoce cuáles son tus valores. Debes ser consciente del tipo de comunidad en la que quieres vivir antes de mudarte a un espacio coliving. Por ejemplo, si quieres compartir intereses comunes con otras personas y formar parte de una comunidad afín que fomente el crecimiento y el desarrollo de cada uno como individuo, puede que no sea para ti, pero si esto es lo que más te atrae, es lo tuyo.
  • En segundo lugar, elige cuidadosamente a tus compañeros. Para que todos se sientan seguros y cómodos cuando comparten su casa con otros a diario, tienen que confiar implícitamente los unos en los otros; de lo contrario, podrían surgir conflictos rápidamente (lo que podría llevar de nuevo al punto número 1). También es importante que todos tengan objetivos similares a la hora de mudarse a un coliving, ya que esto permitirá pasar tiempo juntos y, al mismo tiempo, mantener cierta sensación de privacidad puesto que hay entendimiento.

 

Conclusión


Coliving es una forma de vida que no es para todo el mundo pero que es totalmente válida en la sociedad actual y en casi todo el mundo. Es por eso que las nuevas construcciones y tecnologías están adaptadas a esta forma de vivir cada vez más presente en la sociedad.

Otros posts

Fachada ventilada y SATE: Principales diferencias y similitudes entre sistemas
La Influencia de la arquitectura árabe en España y Portugal
5 proyectos emblemáticos de arquitectura: inspiración, innovación y legado
Arquitectura sostenible: Entendiendo las certificaciones LEED y BREEAM