Arquitectura y Cine: un diálogo visual
Índice

Como también sucede con el arte moderno, la arquitectura y cine comparten una profunda conexión, y ambas disciplinas se basan en la composición visual, la narrativa espacial y la creación de atmósferas para transmitir mensajes y emociones al espectador. En este artículo, indagaremos en cómo la arquitectura contemporánea ha jugado un papel protagonista en algunas de las películas más icónicas de nuestro tiempo, analizando cada caso en profundidad.

Blade Runner y el Edificio Bradbury: Un viaje al Los Ángeles del futuro


En la película de ciencia ficción neo-noir de 1982, Blade Runner, dirigida por Ridley Scott, la ciudad de Los Ángeles se transforma en un distópico paisaje urbano del futuro. En este contexto, el Edificio Bradbury, un hito arquitectónico de estilo victoriano construido en 1893, se convierte en un elemento fundamental de la narrativa. Su imponente fachada de ladrillo, sus elaboradas escaleras de hierro forjado y su interior iluminado por claraboyas crean una atmósfera de misterio y decadencia que define la ambientación de la película.

Aspectos arquitectónicos destacados:

Estilo: Victoriano

Año de construcción: 1893

Ubicación: Los Ángeles, California, Estados Unidos

Arquitecto: Lewis Sullivan

Características: Fachada de ladrillo, escaleras de hierro forjado, claraboyas, tragaluces, atrio central.

Significado en la película: El Edificio Bradbury funciona como un portal entre el presente y el futuro distópico que se presenta en Blade Runner. Su diseño atemporal, a pesar de no ser contemporáneo en el sentido estricto, contrasta con los elementos futuristas de la ciudad, creando una sensación de desorientación y alienación en el espectador.

The International y el Museo Guggenheim de Nueva York: Un thriller de espionaje en un icono arquitectónico


En la película de suspenso de espionaje The International, dirigida por Tom Tykwer en 2009, la trama se desarrolla en diversos escenarios emblemáticos de Europa, incluyendo el Museo Guggenheim de Nueva York. Este edificio, diseñado por el reconocido arquitecto Frank Lloyd Wright e inaugurado en 1959, se convierte en el escenario de una trepidante secuencia de acción. Su diseño único, con su forma de espiral y su uso innovador del espacio, aporta dinamismo y visualidad a la escena, creando una atmósfera de tensión y peligro.

Aspectos arquitectónicos destacados:

Estilo: Modernismo orgánico

Año de construcción: 1959

Ubicación: Ciudad de Nueva York, Estados Unidos

Arquitecto: Frank Lloyd Wright

Características: Forma de espiral, rampas continuas, lucernarios, uso del hormigón armado y el vidrio.

Significado en la película: La elección del Museo Guggenheim como escenario no es casual. Su arquitectura audaz y vanguardista refleja la naturaleza compleja y peligrosa del mundo del espionaje internacional que se representa en la película. La secuencia de acción en el museo simboliza la lucha entre el orden y el caos, entre la razón y la ambición desmedida.

La Villa Malaparte y Le Mépris: El drama de un amor en una obra maestra de la arquitectura moderna


En la película dramática Le Mépris, dirigida por Jean-Luc Godard en 1963, la Villa Malaparte, una imponente casa modernista ubicada en los acantilados de Capri, Italia, se convierte en el escenario principal de la historia. Diseñada por el arquitecto italiano Adalberto Libera y terminada en 1942, la Villa Malaparte es una obra maestra de la arquitectura moderna, caracterizada por su diseño audaz, su integración con el entorno natural y sus impresionantes vistas al mar Mediterráneo.

Aspectos arquitectónicos destacados:

Estilo: Modernismo italiano

Año de construcción: 1942

Ubicación: Capri, Italia

Arquitecto: Adalberto Libera

Características: Formas geométricas, uso del hormigón armado, terrazas panorámicas, piscina infinita, integración con el paisaje.

Significado en la película: La Villa Malaparte, con su imponente arquitectura y su ubicación privilegiada, se convierte en un símbolo de la belleza y la sofisticación. Sin embargo, esta belleza exterior esconde una realidad más oscura: la decadencia moral y la superficialidad de los personajes que habitan la villa.

High-Rise y la Torre Balfron: Una distopía urbana en un edificio brutalista


En la película de suspense psicológico High-Rise, dirigida por Ben Wheatley en 2015, se presenta una torre residencial ficticia de estilo brutalista que se convierte en el escenario de una lucha por el poder y la supervivencia. 

La película utiliza la Torre Woermann en Las Palmas de Gran Canaria, España, y el Alexandra Road Estate en Londres, Reino Unido, como referentes morfológicos para su ficticio complejo de edificios.

Sin embargo, la Torre Balfron en Londres, un ejemplo real de la arquitectura brutalista de la década de 1960, resulta un óptimo ejemplo a nivel tipológico y de uso. La Torre Balfron, con su estructura de hormigón armado a la vista, sus ventanas repetitivas y su diseño monolítico, crea una atmósfera opresiva y alienante, igual que la que refleja la temática de la película.

Aspectos arquitectónicos destacados:

Estilo: Brutalismo

Año de construcción: 1967

Ubicación: Londres, Reino Unido

Arquitectos: Ernő Goldfinger y Alison Smithson

Características: Estructura de hormigón armado a la vista, ventanas repetitivas, diseño monolítico, brutalismo.

Significado en la película: La Torre Balfron, tanto en su representación ficticia como en su presencia real en la película, simboliza la deshumanización y la alienación de la sociedad moderna. El diseño brutalista del edificio refleja la violencia y el caos que se desatan en el interior de la torre, mientras que su ubicación aislada en un barrio marginal de Londres representa la marginación y el olvido.

Ex Machina y el Hotel Juvet: Un thriller de ciencia ficción en un refugio minimalista


En la película de ciencia ficción Ex Machina, dirigida por Alex Garland en 2014, la acción se desarrolla en una vivienda que se corresponde al Hotel Juvet, un espacio boutique minimalista ubicado en las montañas de Noruega. Este edificio, diseñado por el arquitecto noruego Jørn Utzon, se caracteriza por su diseño contemporáneo, su integración con el entorno natural y su uso de materiales nobles como la madera y la piedra. El hotel Juvet crea una atmósfera de calma y aislamiento que contrasta con la tensión psicológica que se desarrolla en la película.

Aspectos arquitectónicos destacados:

Estilo: Minimalismo nórdico

Año de construcción: 1997

Ubicación: Valldal, Noruega

Arquitecto: Jørn Utzon

Características: Diseño minimalista, integración con el entorno natural, uso de materiales nobles, grandes ventanales, vistas panorámicas.

Significado en la película: El Hotel Juvet funciona como un escenario perfecto para la película Ex Machina, ya que su diseño minimalista y su ubicación aislada reflejan la naturaleza introspectiva de la historia y la soledad del protagonista. El espacio también simboliza la frontera entre el mundo natural y el mundo artificial, entre la realidad y la simulación, un tema central en la película.

Conclusión


La arquitectura y el cine, dos disciplinas que comparten el lenguaje visual y la capacidad de narrar historias, establecen un diálogo constante e inspirador. Las películas analizadas en este artículo demuestran la riqueza de este intercambio, donde la arquitectura contemporánea, con su constante evolución y su capacidad para reflejar los desafíos y las aspiraciones de la sociedad actual, seguirá siendo una fuente de inspiración para los cineastas que buscan explorar temas complejos y crear historias que resuenen con el público.

El cine tiene el poder de dar vida a los edificios y espacios arquitectónicos, permitiendo al espectador experimentar la arquitectura de una manera única y sensorial.

Otros posts

Alubuild® obtiene la certificación DIT Plus
Arquitectura y Cine: un diálogo visual
Más allá de Riken Yamamoto: 5 arquitectos japoneses ganadores del Pritzker
Fachada ventilada y SATE: Principales diferencias y similitudes entre sistemas