Skip to main content

Si perteneces al sector de la construcción o de la arquitectura, seguro que has oído hablar del panel composite de aluminio y sus grandes ventajas y versatilidad a la hora de utilizarlo.

Si bien el panel composite de aluminio ya es un producto asentado dentro del sector, no todos conocen en detalle en qué consiste, y por eso en este artículo veremos aspectos como su composición, sus usos, acabados, ventajas y propiedades.

 

¿Qué es el composite de aluminio?


Antes de todo empezaremos por lo básico, explicando el porqué de su nombre y su composición.

Un panel de composite de aluminio es un panel multicapa formado por dos láminas de aluminio que suelen estar pintadas, unidas a un núcleo central termoplástico con distintos grados de cargas a través de un proceso de coextrusión de núcleo y adhesivos específicos.

¿Qué es el composite?

Los composites son materiales que están formados por una serie de productos sintéticos que se mezclan de forma heterogénea formando uno solo con unas propiedades determinadas.

Sus usos son muy variados y podemos encontrar composites en industrias tan dispares como la quirúrgica (empastes dentales), la militar, la automoción o la construcción.

Haciendo la mezcla concreta de los productos podemos conseguir las propiedades que se ajustan a la necesidad de uso del material.

En el caso del núcleo central del panel composite de aluminio, suele componerse de polietileno, al que se le añaden cargas minerales para mejorar significativamente su resistencia al fuego. Esto lo convierte en un material con excelentes propiedades térmicas y acústicas, así como una mayor ligereza y resistencia al impacto que una chapa exclusiva de aluminio equivalente.

 

El aluminio

El aluminio es el tercer elemento químico más abundante del planeta y el metal más común en la corteza terrestre. Este material se caracteriza por su ligereza, su peso es de 2,7 g/cm3, que es un tercio del peso de materiales como el hierro. Otra excelente característica es su resistencia natural a la corrosión. El aluminio también es dúctil, ignífugo y 100% reciclable sin pérdida de calidad.

Este metal es sinónimo de calidad duradera, ya que resiste el tiempo casi sin desgaste, deformación o cambio bajo la influencia de factores externos. Además, casi no requiere mantenimiento, por lo que su durabilidad está más que garantizada.

Además es un material sostenible, ya que solo el 5% de la energía utilizada en la producción de aluminio primario se emplea en la producción de lingotes de aluminio reciclado, y se genera una huella de carbono muy pequeña.

La resistencia, ligereza y durabilidad del aluminio lo convierten en un material ideal para la construcción y la arquitectura, y no solo en perfiles o determinados elementos estéticos, si no también como material de cobertura resistente y duradero.

Además, la resistencia del aluminio lo hace excelente para la producción de todo tipo de infraestructura. Además, al combinar a la perfección ligereza, flexibilidad, resistencia y conductividad, se ha convertido en uno de los materiales más utilizados en el sector energético. Gracias a sus excelentes propiedades, hoy el aluminio ha encontrado un lugar en las actividades de producción en todas las áreas, desde las comunicaciones hasta la electrónica y más.

Este material se puede alear con otros metales para mejorar algunas de sus propiedades según su uso final. Las aleaciones más utilizadas en el cerramiento arquitectónico son:

  • Serie 3000 (3005/3015) – Su aleante principal es el manganeso, lo que le confiere mejores propiedades mecánicas, una carga de rotura y límite elástico más elevados y en general una mejor capacidad de mecanizado.
  • Serie 5000 (5005) – Su aleante principal es el magnesio, lo que le confiere excelente resistencia a la corrosión atmosférica, mayor dureza y un mejor acabado, ideal para tratamientos superficiales como el anodizado.

 

¿Qué es un panel composite?

Ahora que entendemos lo que es el composite, el tipo de materiales que se usan y el porqué, podemos definir de forma clara lo que es un panel composite de aluminio.

Consiste en un panel, generalmente de 4 mm de espesor, hasta 2 metros de ancho y unas longitudes amplias para su uso en grandes fachadas, y está formado por dos láminas de aluminio que contienen un núcleo termoplástico con carga mineral

A pesar de que el aluminio es un material resistente de por sí, en su capa exterior generalmente se incrementa su protección con un proceso de pintado en continuo multicapa con pinturas especiales que ofrecen una gran resistencia a la corrosión, al envejecimiento, adherencia de la suciedad, pintadas y graffiti, además de ofrecer innumerables opciones de colores y acabados.

Por último, un panel composite de aluminio puede mecanizarse y montarse de forma sencilla en las fachadas de edificios, espacios comerciales y cualquier lugar que imaginemos. 

 

Elaboración del panel composite


La elaboración del panel composite se realiza mediante un proceso de extrusión del núcleo polímero con carga, el cual se adhiere y se compacta a dos láminas en bobina de aluminio que se van desenrollando al mismo tiempo y envolviendo el conjunto. Estas bobinas son previamente tratadas químicamente y pintadas mediante un proceso continuo en una línea especial de pintado “coil coating”.

Durante la compactación y enfriamiento del núcleo, la plancha resultante pasa por multitud de rodillos que aseguran la uniformidad superficial y de espesor, así como por sistemas de limpieza mecánica para un óptimo acabado en los bordes. 

Para su almacenamiento y posterior distribución, esta lámina compuesta se corta en planchas de distintos tamaños, según las necesidades de cada proyecto de arquitectura.

 

¿Cómo se fija el panel composite?


Para colocar el panel composite sobre una fachada es aconsejable realizar una serie de montajes.

Si queremos usarlo como panel de aluminio para fachadas ventiladas, tendremos que fijar al muro base una subestructura previa en la que se asegurarán los paneles, y adecuarse de este modo a las normativas de edificación.

La instalación sobre la subestructura se puede realizar remachando o atornillando las piezas de panel, o en forma de bandejas suspendidas.

Bien organizado, una instalación de fachada ventilada no entraña demasiada dificultad, y una vez terminada dota al edificio de un acabado de calidad, un mantenimiento sencillo y más eficiente energéticamente.

 

 

¿Cómo pegar el panel composite?

En caso de ser necesario, podemos pegar de forma directa el panel a la superficie que necesitemos. 

Aunque no es lo más recomendable si queremos aprovechar todas las propiedades del material y cumplir las normativas para fachadas, en ocasiones esta opción se emplea en rotulación de alta durabilidad, industria, y otros muchos usos. Para ello debemos pegar el panel mediante un adhesivo elástico especial que lo separa de la superficie base y corrige las posibles diferencias de dilatación entre los dos materiales.

 

Ventajas del panel composite de aluminio


El panel composite de aluminio presenta muchas ventajas si lo comparamos con otras soluciones que hay en el mercado, como el panel sándwich, los paneles de resina fenólica e incluso los más clásicos como el cerámico o la piedra natural. 

Y cuando hablamos de otras soluciones de aislamiento de fachada como en SATE, o directamente lo comparamos con las fachadas sin recubrimiento, las fachadas ventiladas realizadas con panel composite de aluminio salen claras vencedoras en términos de ligereza estructural, bajo coste de mantenimiento y sobre todo ahorro energético.

Veamos las ventajas más importantes:

 

Diseño versátil y de calidad

El panel composite presenta un buen acabado superficial, cuenta con diversos tipos de texturas y colores y su libertad formal hace que encaje en una gran cantidad de lugares y con edificios y estéticas de todo tipo.

Cuenta además con una gran cantidad de opciones de mecanizado e instalación. El material puede cortarse, perforarse, estamparse, fresarse, curvarse y flexionarse con las herramientas adaptadas más habituales del mercado.

 

Aislamiento térmico y acústico superior

Otro aspecto positivo es su capacidad de aislamiento térmico y acústico. Si realizamos una instalación de tipo fachada ventilada lograremos un aislamiento térmico y acústico más acorde con las especificaciones actuales de eficiencia energética e insonorización.

 

Protección contra incendios

Una de los mejores aspectos que tiene el panel composite es que puede ser difícilmente inflamable o directamente no inflamable, para así poder responder a los requisitos contraincendios de cada país.

Esto es uno de los aspectos más destacados si tenemos en cuenta que los estándares de los materiales para edificios son cada vez más estrictos y que además puede salvar vidas.

 

Ligero y resistente a la corrosión y a los golpes

Gracias a su combinación de materiales es ligero pero a la vez resistente, lo que hace que sea muy sencilla su manipulación y montaje.

También cuenta con una gran protección ante la corrosión gracias a los acabados pintados disponibles, los cuales se pueden adecuar a cualquier condición climática.

 

Reciclable y de larga duración

El panel composite de aluminio en ningún momento de su ciclo de uso libera sustancias nocivas para el medio ambiente. 

Y lo mejor es que tras una larga vida útil, son totalmente reciclables y pueden volver al ciclo de los materiales reciclados. 

 

Cumple las normativas actuales y es fácilmente adaptable

Con el panel composite y una fachada ventilada se pueden cumplir sin problemas las directivas sobre energía y protección actuales.

Además, los fabricantes de este material pueden obtener las certificaciones de edificación específicas de cada país, de forma que se pueden utilizar en muchas más construcciones de forma segura y eficiente.

 

Usos del panel composite de aluminio


El uso más común es el de material para la instalación de fachadas ventiladas, las cuales dotan al edificio de una apariencia moderna y a la vez funcional.

Otros usos para los que también podemos usar el panel composite son:

  • Para el revestimiento de todo tipo de fachadas.
  • Para espacios interiores.
  • Para la restauración y rehabilitación.
  • Para cubrir las columnas.
  • Revestimiento de balcones.
  • Elementos funcionales y estéticos como voladizos y marquesinas.
  • Multitud de usos industriales. como en la automoción.

 

Cómo ves el panel composite de aluminio es un material tremendamente positivo a la hora de ser usado en el cubrimiento de edificios. Es económico, ligero, duradero, reciclable y cumple con las especificaciones más exigentes de protección y eficiencia.