Domótica: eficiencia y confort para la vivienda
Índice

La domótica es una forma de controlar la casa a distancia. Puede hacerla tan sencilla o tan complicada como quieras, pero todos los sistemas de domótica comparten algunos elementos comunes.

La domótica permite utilizar muchos dispositivos a la vez y controlarlos desde un solo lugar, lo que resulta especialmente útil si hay más de un miembro de la familia viviendo en tu casa o apartamento. 

La domótica también tiene ventajas para las personas mayores que viven solas: pueden utilizar sus teléfonos u ordenadores para encender las luces, apagar sus despertadores o incluso abrir las puertas cuando salen de casa.

¿Qué es la domótica en una vivienda?


¿Has deseado alguna vez que una casa pudiera hacer algo más que estar ahí? ¿Algo que se anticipe a todas tus necesidades y te haga la vida más fácil? Pues ahora puede hacerlo. La domótica es el uso de sistemas electrónicos para controlar y automatizar su casa. 

Puede utilizarse para controlar las luces, los electrodomésticos, la calefacción, el aire acondicionado, el sistema de seguridad, etc.

Incluso puede controlar estas cosas de forma remota a través de un teléfono inteligente o una tableta. Con la automatización del hogar hay un sinfín de posibilidades de cómo esta tecnología puede mejorar tu vida.

La domótica también proporciona otra comodidad: la posibilidad de controlar la casa a distancia. Ya no tendrás que preguntarte si hay que cambiar la bombilla, ¡solo tienes que comprobarlo desde tu teléfono mientras estás sentado!

¿Cuáles son los tres principales usos de la domótica?

La domótica tiene tres usos principales:

  • Si quieres reducir el gasto de electricidad, la domótica es una excelente herramienta. Para ello, basta con configurar un dispositivo que apague las luces y los electrodomésticos cuando no se utilicen.
  • Si quieres disfrutar de más comodidad en tu propia casa, y no tener que preocuparse de ajustar la temperatura o la iluminación de cada habitación individualmente.
    El sistema puede configurarse para que cada persona que tenga acceso tenga su propio perfil con diferentes ajustes, de modo que nadie tenga que preocuparse de volver a cambiar las cosas cuando haya terminado de usarlas.
  • Y, por último, si quieres asegurarte de que todo el mundo está a salvo mientras está en casa -y fuera de ella-, la domótica puede ayudarte mediante el control de las cámaras y los sistemas de alarma instalados.

¿Qué se puede automatizar en una casa?


Se pueden automatizar infinidad de cosas en una casa. 

Algunas de las más comunes son la iluminación, las puertas y ventanas, la calefacción/aire acondicionado (HVAC), los sistemas de audio, los controles de los electrodomésticos, los sistemas de seguridad y las cámaras. 

También se pueden conseguir otros tipos de automatización, como robots que limpian el suelo o realicen otras tareas en la casa o el jardín.

Ventajas y desventajas de la domótica.


Hemos visto todo ventajas hasta ahora pero también es importante tener en cuenta que desventajas o inconvenientes presenta la domótica en el hogar.

  • La domótica es cara. Tendrás que desembolsar bastante dinero para poner en marcha su sistema automatizado, por lo que es posible que desees aplazar la compra de nuevos aparatos hasta que haya puesto en marcha el resto de la configuración.
  • No todo el mundo puede beneficiarse de la automatización del hogar. Si vives en una zona con frecuentes cortes de luz o Internet o si hay otros problemas con la infraestructura eléctrica donde vives, entonces este tipo de tecnología podría no ser para ti.
  • La domótica no funciona en todas las casas. Por ejemplo, si no hay enchufes cerca de donde quieres instalarlos o si las paredes no están preparadas para los cables eléctricos, no servirá de nada intentar instalar nada porque nada funcionará correctamente si no se solucionan esas cosas antes de empezar la instalación.
  • La domótica no sustituye a un sistema de seguridad a pesar de que ambos se basan en principios similares, como las líneas de suministro eléctrico, ya que proporcionan diferentes tipos (o niveles) de protección según el que se utilice. Por ejemplo, un sistema de seguridad domótico no suele estar conectado con una central de alarmas.

¿Qué tipos de sistemas domóticos sería conveniente instalar en la vivienda?


Estos que enumeramos a continuación suelen ser los más comunes y que se recomienda tener al principio:

  • Controles de luz: El control de la iluminación consiste en ajustar el brillo, el color y otros aspectos de las luces de una casa. Con estos sistemas, puedes crear un esquema de iluminación personal que se adapte a tu estilo de vida y a tu estado de ánimo.
  • Controles de temperatura: La temperatura de la casa se controla mediante un sistema automatizado que detecta cuando la temperatura baja o sube por encima de un determinado umbral y la ajusta en consecuencia. 
  • Control de seguridad: los sistemas de seguridad utilizan sensores para detectar intrusiones en la propiedad, como la apertura y el cierre de puertas o la apertura de ventanas. Si ocurre algo así, sonará una alarma que te alertará del peligro para que puedas actuar en consecuencia.
  • Control de los electrodomésticos: Estos tipos de automatización nos permiten encender y apagar nuestros electrodomésticos a distancia utilizando nuestros teléfonos inteligentes u ordenadores, lo que significa que no tenemos que levantarnos de nuestro cómodo sofá en muchas ocasiones.

Ejemplos de domótica en el hogar


Estos son algunos ejemplos de uso de la domótica y la automatización que hacen de tu casa un hogar inteligente:

  • Automatización de la iluminación al entrar y salir de casa. Cuando entres en tu casa, enciende todas las luces de una habitación o grupo de habitaciones concreto.
  • Automatización del control de la calefacción cuando se alcancen determinadas temperaturas. Si hace demasiado calor en el exterior, enciende el sistema de aire acondicionado antes de llegar a casa. Lo mismo ocurre con el frío; si esa noche va a estar bajo cero, pone a calentar la casa para que estés caliente a la hora de dormir.
  • Activa los sistemas de seguridad al salir de casa. No querrás que ningún invitado indeseado pasee por tu casa mientras estás fuera. Coloca sensores en todas las entradas y salidas para que se activen una vez que todo el mundo haya salido definitivamente de casa (o hasta que alguien las vuelva a abrir). Esto también permitirá cerrar las ventanas y las persianas automáticamente después de bloquear las puertas, así como activar los detectores de movimiento.
  • Crea un ambiente de cine en casa instalando varios altavoces en cada habitación en la que la gente suele escuchar música/ver películas, etc., y conectándolos entre sí a través de dispositivos Bluetooth instalados en las paredes de cada habitación, permitiendo así el acceso a todos los que estén al alcance del oído sin molestar a nadie que pueda estar durmiendo cerca).

La domótica permite controlar la casa desde cualquier lugar del mundo con un teléfono o un ordenador.


La domótica puede ser un salvavidas para las personas que no están en casa todo el día, como los padres con hijos pequeños o los jubilados. 

La domótica permite controlar la casa desde cualquier lugar del mundo con un teléfono u ordenador. Así se ahorra tiempo y dinero, ya que no es necesario estar físicamente para apagar las luces cuando no se necesitan, ni tampoco por la noche, cuando todo el mundo se va a la cama.

Además los tres principales asistentes (Google Assistant, Apple Siri y Amazon Alexa) ofrecen algún tipo de capacidad de automatización del hogar por lo que empezar con la domótica para la vivienda puede ser muy asequible y fácil.

Otros posts

Fachada ventilada y SATE: Principales diferencias y similitudes entre sistemas
La Influencia de la arquitectura árabe en España y Portugal
5 proyectos emblemáticos de arquitectura: inspiración, innovación y legado
Arquitectura sostenible: Entendiendo las certificaciones LEED y BREEAM