Skip to main content

Los techos solares se han convertido en una auténtica tendencia. 

Si nos damos un paseo por cualquier ciudad, no debería sorprendernos que las placas solares empiecen a hacer acto de presencia en los tejados de viviendas unifamiliares, bloques de pisos y hasta negocios e industrias. Porque el ahorro energético es ahora más importante que nunca.

¿Qué son los techos solares?


Consideramos techo solar a todo aquel que cuenta con algún elemento fotovoltaico, ya sean paneles solares, o cubiertas elaboradas a base de losetas o tejas fotovoltaicas. Aunque, desde el punto de vista más técnico, solo se considera techo solar a aquel en el que toda la cubierta se ha realizado con tejas o losetas de tipo fotovoltaico.

¿Cómo funcionan las placas solares en una casa?

Las placas solares están compuestas de una serie de materiales semiconductores que se encargan de transformar en energía eléctrica la energía que reciben procedente de los rayos solares. Son las celdas solares, elaboradas a base de silicio cristalino o de arseniuro de galio, las que se encargan de hacer la transformación de la energía.

Dentro de cada celda su material principal se mezcla con otros componentes como el fósforo y el boro, esto da lugar a la aparición de dos partes bien diferenciadas en cada celda: una que está cargada con electrones positivos y otra que lo está con negativos.

Cuando la placa recibe los rayos del sol, los fotones mueven los electrones negativos hacia la parte cargada con electrones positivos, y esto es precisamente lo que produce la generación de electricidad.

Los electrones que no han sido utilizados regresan a la parte negativa del panel, haciendo que todo el proceso vuelva a comenzar una y otra vez sin pausa.

Lo que hacen las placas es generar una corriente continua que, a través de unos inversores de voltaje, se convierte en alterna, que es la que llega a hogares y negocios.

Es habitual que las placas solares produzcan más energía de la que se consume en el inmueble, por lo que la sobrante se vierte a la red eléctrica, algo por lo que se compensa al titular del edificio.

¿Cuánto duran los paneles solares?

Si se trata de paneles de calidad que sean sometidos a un mantenimiento adecuado, su vida útil se extiende hasta los 25 o 30 años. Aunque su rendimiento irá descendiendo con el correr del tiempo, su producción debería estar siempre por encima del 70 %.

Las placas están preparadas para estar a la intemperie, y es raro que sus elementos internos se rompan. Esto suele suceder a consecuencia de una mala instalación o si hay inclemencias climatológicas muy severas, como una granizada muy fuerte.

Ventajas de los techos solares


Vamos a hablar ahora de las ventajas que ofrecen los techos solares:

Estética bonita

En los edificios de nueva construcción es cada vez más común que se recurra a los techos solares en lugar de a la instalación de placas, decisión que en muchos casos se toma por cuestiones estéticas.

Una de las grandes ventajas del techo solar es que las losas o tejas producen un efecto visual muy similar al de las tejas tradicionales. De hecho, ya hay tejas solares que son capaces de imitar a la perfección otros materiales como el barro cocido o la pizarra, dando a los tejados un aspecto clásico y natural.

Diseño de doble uso

El techo solar aporta energía eléctrica a la vivienda, a la vez que protege el edificio frente a la lluvia, el sol, el viento y la nieve. Forma parte de lo que se conoce como arquitectura sustentable.

Gran duración

Los materiales con los que se fabrican las tejas solares son especialmente resistentes, como el vidrio templado, que puede tener una vida útil más larga que el hormigón o la cerámica, que son otros de los materiales empleados en los tejados.

Desventajas de los techos solares


Como todo en la vida, también existen desventajas por el uso de los techos solares.

No son orientables

Las placas solares pueden orientarse para que capten la mayor cantidad posible de luz, incluso hay sistemas motorizados que se encargan de moverlas. En cambio, en los techos solares no existe esa posibilidad de orientación, porque las tejas deben estar cubriendo toda la superficie del tejado, y unas recibirán más luz y otras menos.

Menor capacidad de producción

Mientras que el panel solar está lleno de células fotovoltaicas, en la teja solar la célula fotovoltaica es mucho más pequeña. Esto provoca que el techo solar sea algo menos eficiente, ya que necesita más unidades para producir más energía.


Los techos solares son una tendencia actual y de futuro. Aunque tienen algunas desventajas, sus beneficios superan con creces a sus inconvenientes, de ahí que su uso se vaya extendiendo cada vez más.