Skip to main content

El neoplasticismo es una corriente artística surgida a principios del siglo XX y que influenció sobremanera la forma de concebir diferentes disciplinas, como la arquitectura. Vamos a hacer un repaso de este movimiento en su primer centenario de su existencia.

¿Dónde nace el neoplasticismo?


El movimiento denominado neoplasticismo nace en 1920 y su nombre proviene del término Nieuwe Beelding, que traducido a nuestro idioma significa «la nueva imagen del mundo».

Dentro del mundo del arte, es un término que empezó a utilizarse para referirse a las obras de un pintor holandés llamado Piet Mondrian y que define su estilo austero, abstracto y geométrico. Sus obras se caracterizan por contener elementos puramente plásticos y formales, como formas, líneas, colores y planos, eliminando cualquier tipo de referencia al mundo material.

 

¿Qué es el neoplasticismo y sus características?


Las obras del neoplasticismo se caracterizan por pertenecer a una corriente artística que no incluye elementos accesorios, es decir, se basa solo en colores puros y maneras geométricas para hacerla universal.

Al contrario del expresionismo abstracto, cuando observamos una obra neoplasticista vemos su carácter trascendental, fuera de ningún tipo de realidad externa. Se rige por reglas matemáticas y por simplificar radicalmente la geometría. A diferencia del cubismo, se aleja de un mundo real representado, centrándose en colores y formas básicas.

Estas son sus características principales:

  • Tiene preferencias en el uso de líneas rectas, ángulos rectos, cubos y planos, prestando una especial relevancia al rectángulo, que es su figura predominante.
  • Tiene un planteamiento totalmente racional, donde únicamente prevalece lo elemental y elimina lo accesorio.
  • Está compuesto por colores neutros o primarios, limita las tonalidades disonantes, lo que permite reducir la complejidad del objeto representado.
  • Busca la armonía plástica y la perfección, consiguiendo una visualidad moderada y proporcionada.
  • Las pinturas neoplasticistas tienen una pequeña gama de tonalidades y contrastes que consiguen expresar formas equilibradas y sin simetría.
  • Tiene una ausencia total de curvas y diagonales, por lo tanto, la belleza resalta por sus líneas rectas y geométricas.

¿Cómo ha influido el neoplasticismo en la arquitectura?


Todo seguidor de esta corriente piensa que las características del neoplasticismo deberían extenderse a todas las artes, incluyendo la arquitectura y a todo lo relativo del diseño, como el gráfico o el de mobiliario.

Así, con las bases de abstracción pictórica, nace la arquitectura neoplasticista, un concepto basado en el uso de figuras con líneas básicas y colores primarios, y que cambió la manera de concebir tanto el diseño de interiores como la arquitectura en sí misma.

 

¿Qué características tiene la arquitectura neoplasticista?


Si Mondrian fue el precursor del neoplasticismo en el arte, fue el arquitecto y pintor Van Doesburg el primero en adaptarlo a la arquitectura con el diseño de la casa Van Doesburg en la ciudad de Drachten, de la que hablaremos más adelante.

Si tenemos la suerte de visitarla, podremos darnos de la influencia del neoplasticismo en la arquitectura. Estas son sus principales características:

  • La forma: En vez de originarse a priori, lo hace a posteriori.
  • Los elementos: Son creativos y elementales, y surgen a partir de la propia construcción en sí (luz, materiales, función, tiempo, espacio, volumen, etc.)
  • Economía: Utiliza solo los elementos esenciales, por lo que no hay desgaste en medios ni en materiales. Como consecuencia de ello, es mucho más económica.
  • Practicidad: La arquitectura resultante es funcional, basada en las exigencias prácticas.
  • La planta: Se suprime el dualismo de las paredes como separación entre el interior y el exterior. Su función no es la de sostener, sino la de ser un punto de apoyo, creando una comunicación entre los espacios interiores y exteriores.
  • Subdivisión: Las particiones interiores no se realizan mediante elementos estructurales, se emplean más mamparas o muebles.
  • Sin simetrías ni repeticiones: No admite repeticiones de ningún tipo; todo es diferente a la par que funcional.

¿Cuáles son los exponentes del neoplasticismo?


Hasta ahora, nos hemos centrado solamente en la pintura y en la arquitectura como artes representativas del neoplasticismo, pero la realidad es que esta corriente se ha traspasado a otros tipos de disciplinas, teniendo en cuenta siempre sus condicionantes y características en la forma de concebir el diseño.

De esta forma, y como representantes de esta corriente, podemos destacar nombres destacados en diferentes campos como la moda, el diseño de interiores, el industrial o, incluso, la gastronomía, como: Estéfano Viu, Vilmos Huszár, Georges Vantongerloo, Gerrit Thomas Rietveld o Jacobus Johannes Pieter Oud, entre otros, además de los ya citados Van Doesburg y Mondrian.   

 

Algunos ejemplos del neoplasticismo en la arquitectura


El movimiento neoplasticista en la arquitectura surge a partir de la publicación del periódico De Stijl, fundado por Van Doesburg. Se convirtió en el referente del arte moderno en los Países Bajos y sirvió como inspiración a arquitectos como Gerrit Rietveld, JJP Oud o el propio Van Doesburg, cuyos diseños sirvieron para establecer la corriente arquitectónica que conocemos hoy en día. Nombramos algunas de sus obras más representativas a continuación.

 

La casa Schroder de Gerrit Rietveld

casa schroder

Construida en 1924 en la ciudad de Utrech (Holanda), se la puede considerar como el máximo exponente de la arquitectura neoplasticista. Destaca por una libre composición de planos verticales y horizontales que establece una separación formal entre cerramientos y estructura.

 

La casa-taller Van Doesburg

casa taller van doesburg

La que fue la única obra arquitectónica de Van Doesburg, se encuentra en Meudon, cerca de París y consta de una casa y un taller para los propietarios. En ella, podemos observar claramente todas las influencias del neoplasticismo por la arquitectura geométrica que tiene y el empleo de colores primarios en todo su diseño.

 

El neoplasticismo nos deja un legado caracterizado por el uso de colores primarios y figuras diseñadas con líneas básicas que podrás reconocer con el mero hecho de una inspección visual. Supuso un cambio radical en el concepto de las disciplinas que lo siguen y que, a día de hoy, sigue estando muy de moda por su sencillez, belleza y por su concepción armoniosa de captar la realidad.

Leave a Reply